Taichi chuan san shou

San shou es el combate libre, en el que se trata de aplicar todas las técnicas del estilo respetando ciertas reglas. Esta pelea es parte del programa “Wushu Masters” dedicado al taichi chuan, emitido por la televisión china. Los competidores practican el taichi de la familia chen. La competencia se desarrolla sobre una plataforma de lei tai; no se permiten golpes a la cara ni golpes de puño y los luchadores usan protección en el pecho. La edición está muy cuidada y permite apreciar en cámara lenta los momentos más destacados.

En este primer video hay tres situaciones interesantes: una barrida (0:19), un golpe de hombro luego de bloquear una patada circular (0:24) y un derribo de dos piernas (0:45)

En el segundo video se va consolidando la ventaja del competidor de cinturón rojo y hay seis situaciones muy interesantes : (0:08), (1:57), (2:13), (2:40), (4:43) y (4:56)

En este último, el de cinturón rojo vuelve a aplicar, pero con más furia, la llave de brazo del video anterior (0:17)

Mi conjuntivitis

El tema de la uroterapia -el uso de la propia orina con fines terapéuticos- genera cierta aprensión en aquellos que no la practican y es comprensible que esto ocurra.
No es mi intención ahora convencer a nadie de las ventajas de este método, pero sí quiero contar mi experiencia más reciente.

Hace poco me agarré una bruta conjuntivitis en el ojo izquierdo, seguramente por tocármelo con las manos sucias. El asunto es que resolví el problema haciéndome baños de ojo con mi propia orina. Para eso usé un coso como el que aparece en la imagen, que se puede comprar en cualquier farmacia

Lo llenaba con orina y me hacía el lavado de ojo, tres veces al día. En tres días desapareció la conjuntivitis.
Muchas veces usé mi orina para resolver problemas cutáneos, picaduras de insectos, dermatitis, nudillos lastimados; pero en las conjuntivas, es la primera vez.

Moraleja: hay que lavarse periódicamente las manos con agua y jabón.

Advertencia: no todos pueden usar su propia orina con fines terapéuticos. Acá encontrarás algo de información sobre el tema.

Chen Ziqiang y el entrenamiento de taichi chuan

chen-ziqiang

Esta es parte de una entrevista que MarkWasson le hizo a Chen Ziqiang para la revista Kungfu Magazine. Aporta información interesante sobre este joven maestro de taichi chuan, sus puntos de vista sobre el tui shou (manos que empujan) y sobre cómo se entrena en la aldea Chen.

——–

Lo que se necesita para ser un maestro de taichi chuan en la aldea de Chen

Chen Ziqiang nació en 1977 en la aldea Chen, en la provincia de Henan, China. Es el hijo mayor del gran maestro del estilo chen Chen Xiaoxing. A su vez, es sobrino de Chen Xiaowang y nieto del legendario maestro de taichi Chen Fake.
Con sus 33 años, Chen Ziqiang es considerado por sus pares un maestro de taiji, lo cual es bastante impresionante, porque la comunidad de artes marciales en China exige los más altos estándares y requisitos más estrictos antes de otorgar ese título a alguien.

Chen Ziqiang compitió en varios torneos nacionales en toda China y ganó muchas medallas de oro en todas las categorías, incluidas las de formas a mano vacía, formas con armas y tui shou. Hace años se alejó de la competición para convertirse en un juez para tales eventos, una posición difícil de lograr en China.

En los últimos diez años llegué a conocer a Chen Ziqiang y a los demás miembros de la familia Chen. Lo vi convertirse de un chico muy especial con un alto potencial en el mundo de las artes marciales en un maestro maduro de taiji de renombre nacional. En la aldea Chen, él y su primo, Chen Bing, sólo son superados por su padre y su tío más famoso, Chen Xiaowang, en técnicas de taiji y en capacidad de lucha. Chen Ziqiang es tan famoso por su fiereza en el ring que todos en la aldea Chen y sus alrededores tienen miedo de cruzar manos con él.

Cuando le pregunto sobre su fama de tipo duro y las muchas historias en las que sus rivales salen lesionados, Ziqiang le resta importancia y dice: “cuando era joven, era extremadamente competitivo en la lucha. Pelear tiene mucho de corazón y cuando estaba compitiendo, simplemente me negaba a perder. Como miembro de la familia Chen, veo las cosas así: si me permito perder, deshonro a mi familia y nuestros antepasados. Ese pensamiento guió mi naturaleza feroz y mi determinación para ganar. Pero como ahora no compito más, he ajustado mi temperamento a un nivel más bajo.”
La reputación, sin embargo, permanece.

Le pregunto a Ziqiang qué tan mal quedaban sus adversarios. “Bueno, nunca maté a nadie”, afirma con una sonrisa. Luego añade, “hay que entender que en China, y especialmente en Henan, donde nació el taichi y con el templo de Shaolin a unas pocas horas en auto, la manera en que practicamos las artes marciales es mucho más dura que en otros lugares. Tomamos muy en serio el aspecto marcial del arte aquí. No es raro que en alguna competencia alguien salga con un brazo o una muñeca fracturada o con las costillas rotas. Es todo parte del entrenamiento. “

En la escuela de taichi de la aldea Chen se entrena todos los días, con lluvia o con nieve o con calor, que puede ser sofocante con una humedad del cien por ciento en verano.
Para todos los estudiantes, el entrenamiento comienza al amanecer con una carrera de cinco kilómetros. Luego, treinta a sesenta minutos de meditación estática de pie; luego dos horas para practicar formas continuamente. Esto significa hacer diez repeticiones de la forma larga, sin descanso. Todo esto antes del desayuno. Después del desayuno, se forman grupos según el nivel de formación, que son atendidos por entrenadores individuales. El resto del día los alumnos entrenan combate, armas tradicionales, ejercicios de resistencia, entrenamiento con pesas y todo lo que sus profesores les indiquen hacer. El entrenamiento termina al anochecer.

Chen Ziqiang se impone tres horas más de entrenamiento en la oscuridad de la madrugada, antes de que cualquiera de los alumnos regulares se haya levantado de la cama. Chen Ziqiang dice, “me gustaría no tener que enseñar tanto. Ojalá pudiera practicar más. La práctica es muy interesante para mí. Hay tanto por descubrir en las formas de taichi. Pero con la escuela creciendo tan rápido, hay mucho por hacer y mi papá necesita que todos ayudemos. “

Hace unos años, le ofrecieron a Chen Ziqiang una beca como entrenador de taiji en una de las universidades más grandes de Henan. Estaba muy feliz de asistir. Era la primera vez que vivía fuera del pueblo, lejos de su familia. Se sentía muy independiente por primera vez en su vida. Fue una experiencia de aprendizaje que le abrió los ojos, dice. Desafortunadamente, su padre lo llamó de nuevo a la aldea antes de que se graduara, porque la escuela estaba creciendo tan rápido que había que reconstruir totalmente la vieja escuela y se necesitaba a toda la familia para ayudar en todos los detalles de la enseñanza. Como un hijo obediente, Ziqiang regresó a su casa para ayudar a su familia.

Durante el tiempo que lo conocí, Chen Ziqiang mostró una ética de trabajo que duplicaba la de cualquier otra persona en la aldea Chen. Trabaja duro y entrena más que nadie. Nunca conocí a nadie tan fuerte como Ziqiang. Es capaz de entrenar todos los días y nunca bajar el ritmo.
Cuando Ziqiang entrenaba tui shou para competir, los estudiantes de la escuela formaban una larga fila. Uno a uno, cada estudiante tenía que atacarlo. Por lo general, en cuestión de segundos, se escuchaba el ruido del atacante cayendo al piso. Luego se levantaba para regresar a la fila y otro alumno atacaba a Ziqiang. Esto podía durar varias horas sin pausas. Nadie estuvo siquiera cerca de tumbar a Ziqiang, y Ziqiang no se cansaba, incluso después de haber enfrentado a cada estudiante de la escuela por lo menos treinta veces.
Después de una competencia, el exigente régimen de entrenamiento de la escuela vuelve a la normalidad y se ven caras felices entre los estudiantes, ya que Chen Ziqiang no va a tirar más gente al piso por un tiempo y volverá a enseñar, al menos hasta la próxima competencia.

Cuando Ziqiang me dice que de niño era muy vago, me sorprendo. Pero él dice que es verdad. “Comencé mi entrenamiento a los tres años”, dice Ziqiang. “Los primeros dos años, todo lo que hice fue meditación de pie. Como a cualquier niño, no me gustaba estar largo rato quieto de pie. Así que mi padre me sobornaba para entrenar. Una vez, al regresar de Japón, donde había ido a enseñar,  trajo un pequeño televisor. Mi padre sabía que me gustaban los dibujos animados, especialmente los de Mickey Mouse. Entonces, me dijo que podía ver las caricaturas al terminar mi entrenamiento diario. Eso me estimuló a practicar. Más tarde, tuve la inspiración de mi hermano mayor, Chen Bing. “

Chen Bing es cuatro años mayor que su primo Ziqiang. El padre de Chen Bing, que es el hermano mayor de Chen Xiaowang, dejó el pueblo cuando Chen Bing era un bebé, dejándolo a cargo de Chen Xiaoxing, el más joven de los tres hermanos. Chen Xiaoxing crió a Chen Bing en su propia casa y los dos primos se convirtieron en más que hermanos. De hecho, ambos se ven más como hermanos que como primos.
Chen Bing se convirtió en un artista marcial de renombre mundial y ahora enseña taichi estilo chen en todo el mundo. Su ética de trabajo inspiró a su primo más joven, Ziqiang, a entrenar duro taichi chuan cuando eran niños.

Cuando se le pide consejos sobre cómo desarrollar mayor destreza en el taichi, Ziqiang responde: “hay tres claves para utilizar las técnicas del taichi con eficacia. Lo primero que se necesita es una buena raíz. Para lograr esto, los estudiantes practican en posiciones bajas que ayudan a fortalecer las piernas. Piernas fuertes te permiten avanzar más rápido y empujar más.
La otra clave es la relajación, especialmente en la parte superior del cuerpo. Cuando te relajás, el chi, naturalmente se hunde en las piernas y los pies, fortaleciendo la raíz. Cuanto más flexible sea la parte superior del cuerpo, más rápido podrás reaccionar ante cualquier fuerza de ataque. Nunca llegaremos a ninguna parte en el tui shou si la raíz no es fuerte y si la parte superior del cuerpo no es flexible.”

“El tercer factor importante para la utilización de las técnicas de taichi” dice, “es aprender la estrategia del taichi. La estrategia más importante es estar siempre en una posición más fuerte que tu oponente. Si tu oponente está en una posición débil respecto a tí, no importa lo fuerte que sea físicamente, no podrá generar mucha fuerza en tu contra. Tampoco será capaz de desviar tu fuerza de ataque con facilidad. Siempre estará detrás de tus movimientos. Es como jugar a la mancha, el otro siempre estará tratando de atraparte, pero vos siempre estarás por delante de él. Los clásicos del taichi dicen: “Cuando tu oponente se mueve, tú te mueves más rápido”. El lograr la posición más fuerte te permite anticiparte siempre al ataque del oponente. “

Le pregunto a Ziqiang qué hay que hacer llevar la práctica del taichi a un nivel en el que se lo pueda utilizar como un arte marcial para la autodefensa. Ziqiang responde: “tienes que hacer un montón de tui shou. El tui shou te muestra tus errores y cómo moverte más rápido. Cuando te tiran al suelo, empezás a preguntarte por qué pasó eso y cómo evitarlo. Es probable que te derriben mil veces porque hay muchos ángulos de ataque que el taichi puede utilizar. Sin embargo, si te muestran tus errores, con el tiempo vas a aprender. Eso es muy importante. Necesitás a alguien mejor que vos para empujarlo y que te pueda explicar lo que estás haciendo mal. Si sólo hacés tui shou contra otros principiantes, lo que vas a conseguir es luchar a ver quién es el más fuerte. Un buen maestro te explicará tus errores. Un mal maestro sólo te va a dar una paliza para mostrarte que es mejor que vos.”

“El tui shou”, dice “fue diseñado para cultivar la habilidad y la estrategia del taichi. Se trata de aprender tanto las habilidades de ataque como las de defensa. La mayoría de los principiantes sólo quieren atacar, porque atacar es más fácil y requiere menos habilidad. En cambio, la defensa es siempre mucho más difícil para aprender a dominar. Sin embargo, contra un adversario bien entrenado, la capacidad para defender es la que determinará el resultado de la pelea. Por eso, hay que practicar más cómo disolver la energía del oponente, antes que pensar en atacar. “

Le pregunto a Chen Ziqiang en qué se concentra cuando está haciendo tui shou. Me dice: “me olvido completamente de la forma. Sólo me concentro en sentir dónde está la energía de mi oponente y mi posición respecto a esa energía. Eso me dice dónde debo estar, o cómo debo moverme para controlar la situación. Cuando siento que la energía de mi oponente ya no es una amenaza, busco qué técnica conviene aplicar. “

Le pregunto qué quiere decir olvidar la forma. Me dice: “cada movimiento en la forma incorpora muchas energías diferentes. Tirar, empujar, girar, desviar, disolver, arrancar, apretar, golpear y muchas más. En el tui shou, la situación está cambiando constantemente, por lo que nunca podés utilizar un movimiento tal cual como se hace en la forma. Tenés que ser capaz de hacer ajustes instantáneos ante la fuerza atacante, por lo que siempre estás cambiando tu posición en relación con el otro. ”

“La forma”, dice, “enseña a desarrollar la energía; la practicás para lograr una buena salud. El tui shou enseña cómo usar tu energía en las artes marciales. La forma es como cuando sos un niño que está aprendiendo a vivir. El tui shou pone a prueba lo que aprendiste ahora que sos adulto. Siguiendo este paralelismo con la vida, el dominio de la forma corresponde al nivel de la infancia. El dominio del tui shou no tiene forma, por lo que corresponde al nivel adulto. Los adultos tienen que hacer frente a muchos cambios inesperados de la vida. Si sos demasiado rígido, la vida puede quebrarte. Si sos demasiado blando, no podrás progresar. El taichi chuan trata de equilibrar el yin y el yang, así que cuando mirás profundamente dentro de él, te das cuenta de que es como la vida. “
…………………………………………………………………..
Autor de la entrevista: Mark Wasson
Traducción al español: Daniel Fresno
Entrevista completa: http://www.kungfumagazine.com/magazine/article.php?article=681