Que vengan de a uno

Hace varios años, un profesor de taichi chuan de renombre mundial llegó a Buenos Aires para dar un seminario de su arte. Entre la concurrencia hubo alguien que, al cruzar manos con él, tuvo una actitud desafiante. El profesor famoso, autor de decenas de libros y videos de artes marciales, interpretó esa conducta de “no colaboración” como algo inadmisible y se ofendió. Read More

Share