Artes internas y Ciencia

por Daniel Fresno

Muchas veces hablamos sobre los enormes avances de la ciencia. Ahora mismo podemos realizar esta video conferencia y comunicarnos en tiempo real gracias a la ciencia y a las ingenierías que hicieron realidad algo que hace 70 años solo existía en las novelas fantásticas. La ciencia avanza gracias al método científico, que es su manera de obtener nuevos conocimientos. Dentro del método científico la medición ocupa un lugar destacado. En la ciencia es fundamental poder medir y comparar. Por eso se crearon instrumentos capaces de medir con precisión señales eléctricas, temperaturas, longitudes, tiempo y otras variables.

Pero es importante comprender que la ciencia y las artes internas son dos territorios diferentes. Como dos países vecinos, tienen algunos puntos de contacto, ciertos puestos fronterizos, a través de los cuales se comunican. Nosotros celebramos esos «puentes» que conectan a ambos territorios. En este blog publicamos varios estudios científicos sobre los efectos del taichi chuan, el chi kung y la meditación sobre el cerebro, el estrés, el equilibrio, el proceso de envejecimiento celular y muchas variables fisiológicas. Pero tenemos claro que cada país es diferente y tiene su propia moneda. La moneda de uno a veces no sirve en el otro.

El video de las vibraciones

Hace poco me preguntaron qué opinaba sobre un video que anda circulando y dice entre otras cosas:

«El coronavirus tiene una vibración de 5,5 Hz y muere por encima de 25,5 Hz.
A los humanos con vibración más alta el virus les provoca una simple gripe.
Estas son las cosas que provocan baja vibración: cansancio, miedo, tensión nerviosa, rabia, odio.
Por eso tenemos que vibrar alto y no mirar constantemente las noticias, para que no nos baje la vibración.
La frecuencia de la Tierra es de 27, 4 Hz, pero hay lugares que vibran más bajo:
Hospitales, bares, cárceles, subterráneos, donde la vibración baja a menos de 20 Hz.
Los humanos con vibración baja son vulnerables al virus.»

Y enumera una serie de emociones negativas que tendrían muy baja vibración. Luego enumera emociones positivas que aportarían vibraciones «superiores a 95 Hz», como compasión, generosidad, gratitud, amor al prójimo. Por último agrega

«Vamos a vibrar alto.
¿Qué nos ayuda a vibrar alto?
.Amar, sonreir, bendecir, jugar, pintar, cantar, bailar, disfrutar de la vida y la Naturaleza, caminar al sol, practicar meditación, taichi chuan, yoga, hacer ejercicio.
Tomar agua y comer vegetales, granos, frutas y semillas ayudan a vibrar alto.
La vibración de la meditación y la oración oscila entre 120 y 350 Hz.
Vamos por más naturaleza, orar, cantar, reir, amar, vivir»

El lado oscuro

En este mensaje se combinan grandes disparates con algunos buenos consejos. Empecemos con los disparates. Hz es la abreviatura de «hercio», que es la unidad para medir frecuencias. El video no aclara qué tipo de ondas están siendo medidas en hercios. ¿Son ondas mecánicas o electromagnéticas? Supongamos que son ondas electromagnéticas y que, como afirma el video, la Tierra tiene una vibración de 27,4 Hz. Si esto fuera cierto no podríamos ver la Tierra porque el espectro visible por ojo humano va de los 800 a los 400 TeraHz. Por otro lado, si fuera cierto que el coronavirus «muere» por encima de los 25,5 Hz, no podria existir en la Tierra que, según el video, vibra a 27,4 Hz.

Es un disparate asignarle un rango de frecuencia al amor, a la depresión o a la meditación. No existe un instrumento capaz de medir eso. Si lo hubiera todos los consultorios de psicología tendrían uno para medir la angustia, el miedo o la ansiedad de los pacientes. Si hubiera un instrumento así ya habría competencias de meditadores, a ver quién medita más alto.

¿Por qué hay personas que hacen esto? Porque no entienden cómo funciona la ciencia ni cómo funcionan las artes internas o la práctica espiritual y creen erróneamente que solo existe aquello que se puede medir. Sabemos que la distancia entre dos puntos se puede medir con un metro. Pero ¿cómo se mide el amor que sentimos por un ser querido? ¿Cómo se mide la vitalidad que sentimos al comenzar el día? Hasta ahora no hay instrumentos para medir el amor o la vitalidad. Sin embargo el amor y la vitalidad existen y sabemos eso porque los experimentamos. No hace falta recurrir a engaños para validar lo que sabemos que existe y cultivamos todos los días.

En el ambiente del taichi chuan el concepto de energía es muy importante. Algunas personas inescrupulosas, para hacer creer a otros que alcanzaron altos niveles de energía, realizan exhibiciones en las que, con la complicidad de un alumno, aparentan realizar descargas de energía eléctrica a través de las manos. Tocan a su alumno y este empieza a convulsionar como si hubiera metido los dedos en el enchufe. Estas «demostraciones» hicieron mucho daño al taichi chuan y solo sirven para alimentar el ego de algunos.

Tal vez los que hicieron este video usaron esa terminología pseudo-científica con la intención de mostrar que la práctica espiritual es algo serio y respetable. Pero en realidad solo consiguen el efecto contrario. Porque con estos engaños refuerzan el prejuicio de que la práctica espiritual es pura superstición promovida por charlatanes que se aprovechan de la ignorancia de la gente.

El lado luminoso

Aclarado esto, hay que reconocer que el video da algunos buenos consejos, como:
-ser selectivos a la hora de buscar información y evitar la infoxicación
-no alimentar las emociones negativas como el odio, el miedo, la codicia, la culpa,
-cultivar emociones positivas como el amor incondicional, la compasión, la gratitud
-alimentar correctamente el cuerpo y la mente, meditar, hacer actividad física, respirar aire puro, etc. Todas las acciones que nosotros resumimos en Los Seis Remedios Milagrosos y que ayudan a mantener el cuerpo y la mente saludables.

Es una pena que para agumentar se recurran a engaños que no hacen más que restar credibilidad a estos buenos consejos.

Gracias por escuchar.

—-
Si te parece que este texto puede serle útil a otra persona, no dudes en compartirlo.