Relajación y potencia

En una nota reciente hablábamos sobre el mito de la elegancia, ese que nos hace creer que, si se ve suave y relajado, es taichi chuan.

Hace poco grabamos este video durante una clase de taichi chuan. Al compartirlo en la redes sociales, una persona comentó: “Me gustó mucho porque se ve que aplican buena técnica y no hay forcejeos”. Agradecí el comentario y aclaré que la grabación mostraba un momento de la práctica en el que la consigna era aplicar una técnica con una resistencia mínima por parte del otro.  Y que por eso, al haber cierto grado de colaboración, la técnica se ve “limpia” y todo parece transcurrir con fluidez y sin fuerza.

Esta situación de fluidez y naturalidad también puede darse en una competencia o de lucha real, cuando hay mucha diferencia de técnica, potencia y/o sensibilidad entre ambos contendientes. Cuando eso ocurre, es decir, cuando uno es muy superior al otro, todo se ve fluído y pareciera que uno se impone sobre el otro sin esfuerzo aparente. Es lo que pasa en este otro video:

En cambio, cuando los dos contendientes tienen un nivel parejo, es inevitable que aparezca el forcejeo y todo se ve más trabado y poco elegante. Es normal que esto ocurra cuando hay paridad de fuerza, técnica y sensibilidad y ninguno de los dos quiere perder. Pero ante los ojos de los creyentes en el mito de la elegancia, eso “no es taichi, porque están usando mucha fuerza”.
Conclusión: en determinadas circunstancias, aún en el taichi chuan, cuando hay paridad de técnica, sensibilidad e intención, lo que define es la potencia.

Surgen entonces tres preguntas.
¿Para qué sirven entonces los movimientos lentos, suaves y continuos característicos del taichi chuan?
En el trabajo solitario, ayudan a fortalecer la atención, el equilibrio y la energía interna. En el trabajo en pareja son fundamentales para desarrollar la sensibilidad, es decir, la capacidad de “escuchar” la energía del otro, interpretarla y actuar en consecuencia de manera eficaz. La suavidad y la lentitud y la colaboración del compañero también son importantes para aprender las técnicas nuevas; es imposible aprender los detalles de una técnica si desde el primer día la practicamos como si estuviéramos en una final del UFC.

¿Está mal usar potencia en el taichi chuan? Claro que no. El taichi chuan es un arte marcial y no usar fuerza y velocidad (potencia) sería ilógico.  Por otro lado, una vez que la técnica fue incorporada, es necesario ir  aumentando gradualmente la fuerza y la resistencia para poner a prueba su calidad.

¿Es la potencia la única variable que debemos entrenar en el taichi chuan? Claro que no. Es una variable importante, pero no es la única. Es más, debemos entrenarla con buen criterio porque muchas veces  se tiende a usar la fuerza para encubrir la falta de sensibilidad o de una buena técnica. Por eso, hay que saber cuándo y para qué entrenar la fuerza, pero no dejarla afuera. El taichi chuan no es ausencia de fuerza; es usar la fuerza de manera eficiente.

——–
Autor: Daniel Fresno

Share

Deja un comentario