El rebote

El experto en taichi chuan apenas toca a su adversario y éste sale rebotando varios metros. Esta escena aparece en decenas películas y, a fuerza de repetición, fue generando un malentendido: Si el otro no rebota, no es taichi.
Bajo la influencia de este malentendido, muchos maestros arman exhibiciones en las que sus alumnos salen rebotando como si hubieran metido los dedos en el tomacorriente, haciendo creer a los incautos que en eso radica la eficacia del taichi chuan.
El cine es una herramienta poderosa. Ayuda a difundir estas artes que tanto queremos, pero también puede hacer daño al instalar modelos distorsionados.

Share

Deja un comentario