El secreto de Steve Cotter: amar la vida

Steve Cotter

Steve Cotter es el líder de la IKFF (Federación Internacional de Kettlebell y Fitness), infatigable viajero difusor de las pesas rusas como herramienta de bienestar físico y mental y es también mi profesor de kettlebell.
Este es un fragmento de la entrevista que el entrenador Joe Daniels publicó hace poco en su blog. Ahí Cotter habla sobre sus comienzos con las pesas rusas, su entrenamiento actual, el chi kong y la meditación y expone algunas ideas muy interesantes sobre la salud y la enfermedad

——–

Pregunta: Steve, ¿cuándo empezó a interesarse en el entrenamiento kettlebell?

Respuesta: En 2002, acababa de terminar la universidad. Había enseñado artes marciales profesionalmente durante muchos años antes, pero me di cuenta de que esa no iba a ser una profesión para toda la vida. Así que decidí buscar algún tipo de educación formal en las ciencias del deporte. Acababa de graduarme como kinesiólogo y después de casi 4 años de estudios universitarios a tiempo completo, mi estado físico no era lo que había sido cuando practicaba artes marciales regularmente. Así que intuitivamente empecé a buscar algo que me permitiera realizar más trabajo en menos tiempo. Las pesas rusas se presentaron como la mejor opción.

P: Recuerdo haber visto dvd´s suyos de Full Kontact antes de la IKFF. ¿Qué le hizo decidirse a crear una organización de certificación?

R: Bueno, eso fue en los comienzos de la educación kettlebell en Estados Unidos. En ese momento sólo existía el RKC, que era bueno en lo suyo, pero era una educación incompleta. Valery Fedorenko había comenzado su programa AKC un año antes. Recibí muchas consultas por correo electrónico de personas de todo el mundo diciendo que si alguna vez decidía crear mi propia certificación, la tomarían. Empecé la IKFF porque tenía mi propia manera de presentar la información y una propuesta de integración de mente y el cuerpo físico que no se había hecho antes.

P: ¿Cuáles son los objetivos de la IKFF en los próximos 5 años?

R: IKFF es una plataforma. Para mí personalmente y profesionalmente y también para todos aquellos en el mundo que tengan ideas afines, con una mentalidad holística y que sean capaces de coordinar y cooperar para proporcionar información clara a cualquiera que quiera potenciarse físicamente, mentalmente y emocionalmente. Mis objetivos van mucho más allá del fitness. La IKFF va a ir más allá de las kettlebells y el fitness para tratar de mejorar el bienestar de la comunidad, en las comunidades de todo el mundo. Debido a los crecientes niveles de estrés que sufre la gente en nuestro acelerado mundo moderno, hay una gran necesidad de educación bien orientada sobre la salud y el bienestar y también sobre el liderazgo. IKFF está a la vanguardia de este movimiento. Educar, motivar e inspirar, de eso se trata IKFF. Esto puede mejorar todos los aspectos de la vida de una persona si se aplica de forma inteligente.

P: Parece haber un montón de argumentos acerca de cuál es la mejor manera de utilizar las kettlebells. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

R: Palabras como “mejor” o  “primero” son palabras del ego. Responden a la necesidad de ser reconocido, de sentirse especial, de ponerse por encima de los demás. Nada de eso me interesa. Para mí es sencillo, ¿hace esto que su vida mejore de alguna forma? Si es así, es una buena cosa. Sin duda, existen diferentes niveles de calidad, pero seamos serios, es sólo una pelota con una manija. Para mí la cuestión no es cómo usar una kettlebell, sino cómo mejorar la vida y la kettlebell puede contribuir a esa mejora de manera muy importante.

P: Siempre admiré su enfoque totalmente equilibrado del entrenamiento. ¿Cuánto entrenamiento mental realiza? ¿Con qué frecuencia medita o realiza ejercicios de chi kong?

R: No lo suficiente. En una época practicaba chi kong o meditación en movimiento todos los días, así que es una parte de mí y de mi visión del mundo. Sinceramente, en los últimos años descuidé este aspecto. Sin embargo, dedico un montón de tiempo a evaluar y disciplinar mis pensamientos.

P: Usted viaja mucho atendiendo los compromisos de la IKFF. ¿Cómo mantiene su nivel de energía? ¿Algún consejo especial de nutrición o descanso que quiera compartir?

R: Aquí está el secreto: amo la vida. Me siento inspirado y estoy agradecido de estar vivo, de ser capaz de enseñar y aprender. La mente es todo; el cuerpo está al servicio de la mente, no al revés. Así que mantengo un estado mental intensamente positivo la mayor parte del tiempo. Esto me mantiene en perfecto estado de salud. Suena metafísico, pero es bien práctico. No tengo buenos hábitos de sueño y mi nutrición está lejos de ser ideal. A veces es buena y a veces no tanto, pero lo fundamental es que nunca dejo de creer en mí mismo. Para mí este es el factor más importante en la salud y el éxito.

P:  ¿Qué tipo de trabajo corporal o terapia utiliza? ¿Encontró algo interesante para la inflamación o el dolor articular durante sus viajes por el mundo?

R: A veces me masajeo puntos gatillo con las bolas de TPT y hago bastante estiramiento de manera regular, eso es todo. Yo curo mis lesiones con mi mente, porque no creo en la enfermedad. Eso que llaman enfermedad no existe, sólo hay salud. Lo que la gente llama enfermedad es en realidad un patrón de pensamiento erróneo que crea los efectos correspondientes. Claro que a veces me lesiono, pero me curo a mí mismo. Desde mi experiencia, el masaje, la liberación de puntos gatillo, el estiramiento, la meditación, la nutrición y el uso de medicinas naturales funcionan bien para casi todo.

Esta es la cuestión, ningún médico o curandero puede curar a una persona. Sólo pueden facilitar la curación. La curación viene de Dios, si te identificas con esa palabra. Me gusta usar la palabra Vida, pero no debemos quedar atrapados por las palabras. El punto es que hay una energía curativa y dadora de vida que nos nutre y nos brinda todo. Por el contrario, uno puede tener una dieta perfecta y una genética ideal, pero sin reconocer la Causa de la vida, nadie puede ser saludable. Por eso me centro en la Causa, no en los efectos. Todos los sistemas de sanación tienen el mismo poder fundamental como Fuente.

P:  ¿Puede darnos una breve descripción de su programa de entrenamiento actual?

R: No hay un programa actual. Hago algo como esto: el jueves vuelo a algún lugar, llego el viernes, duermo una siesta si es posible y después doy una clase magistral. Sábado y domingo es la certificación. El lunes, si es posible, vuelo a casa. Así que sólo me queda el martes, miércoles y tal vez el jueves para seguir mi propio programa de entrenamiento. La mayor parte de mi entrenamiento en este momento es trabajar con los estudiantes en talleres y cursos. En mi práctica personal, hago sobre todo intervalos de alta intensidad, centrándome más en el Jerk o el Ciclo Largo y algunas sentadillas con salto u otro trabajo de piernas. Trato de que sea muy básico e intenso. Me gusta hacer mucho drop set, con Jerks: 2×40 kg, 2×36 kg, 2×32 kg, 2×28 kg, 2×24 kg. Un minuto de trabajo y uno de descanso. Esa es mi elección cuando tengo poco de tiempo para entrenar.

P: ¿Qué consejo le daría al que empieza con las  pesas rusas?

R: Que sea conservador mientras está aprendiendo. Si no está seguro, que haga menos, porque siempre se puede hacer un poco más la próxima vez. Esta es la manera de progresar con las kettlebells:

Resistencia
Potencia
Fuerza

Empezar liviano e ir aumentando la duración. Luego, cuando usted ya puede trabajar una duración decente (digamos 3-5 minutos por ejercicio), el siguiente paso será mantener la misma carga pero aumentando la velocidad (RPM). Por ejemplo, empezar con 6-10 rpm e ir subiendo hasta 24 rpm. Entonces, cuando ya pueda ir rápido durante todo el período, podrá aumentar la carga y repetir el proceso. Esa es una buena receta para un progreso sostenible. Otro consejo importante es mantener las técnicas básicas como el pilar de cualquier programa.

………………………………………………………..
Entrevistador: Joe Daniels
Traducción al español: Daniel Fresno
Fuente: http://swingthiskettlebells.com/?p=1897

Share

0 thoughts on “El secreto de Steve Cotter: amar la vida

Deja un comentario