Kettlebells y el cuidado de las manos

callos
En esta nota, Mike Stefano explica la importancia del cuidado de las manos en el entrenamiento con kettlebells y brinda algunos consejos útiles al respecto. El más importante de todos: aplicar la técnica correcta
——–

Cómo entrenar duro y aún así tener las manos sanas

El cuidado de las manos, o la falta del mismo, es a menudo ignorado en la industria del fitness. Como entrenador e instructor de kettlebells de más de 20 años, conozco el valor de mantener las manos sanas. En mi gimnasio, un callo roto puede matar el entrenamiento tan rápido como un músculo desgarrado, y en ese momento todo progreso se detiene en seco.
Si participas en cualquier tipo de ejercicio regular es probable que te aparezcan uno o dos callos de repente. En actividades tales como gimnasia, levantamiento de pesas y el levantamiento de kettlebells, las palmas son especialmente propensas a la formación de callos.
Un callo que crece sin control probablemente termine rasgándose o causando ampollas e indica que hay algo que no estás haciendo bien. Recuerda que sin manos sanas es prácticamente imposible entrenar con todo tu potencial, y entonces tu entrenamiento diario será menos productivo. Manos con heridas o dolor crónico pueden convertirse en un obstáculo desalentador y difícil de superar.
Pero el callo tiene un objetivo, ya que protege el tejido subyacente del uso frecuente. Sin embargo, muchos pueden preguntar: “¿Por qué no usar guantes durante el entrenamiento?” En mi experiencia cotidiana en el entrenamiento de fitness, encontré que los guantes pueden ser un obstáculo para el desarrollo de una fuerza de mano y técnica adecuada, formando una barrera virtual entre los músculos y el sistema nervioso central.

La mejor solución: usar técnica correcta

La mejor manera de cuidar de las manos durante el entrenamiento es minimizar cualquier daño posible aplicando la mejor técnica disponible. Como entrenador principal del American Kettlebell Club, conozco la técnica perfecta, ya que define el aspecto deportivo del levantamiento de kettlebells. La forma perfecta es lo que buscan siempre los mejores atletas en cada deporte. Aprender a levantar una kettlebell, y a la vez acunarla como si fuera una cáscara de huevo, requiere tiempo, paciencia y mucha práctica, pero la recompensa consiste en conservar las manos suaves y saludables.
La técnica apropiada en cualquier deporte o modalidad de fitness permite un entrenamiento continuado, sin lesiones por uso excesivo, y reduce la posibilidad de acumular callos. Menos lesiones (ya sea de un callo roto o un desgarro del manguito rotador) significan más tiempo entrenanado y un progreso acelerado.

Consejos para cuidar las manos después de entrenar

Después de cada entrenamiento lavate las manos con agua y jabón. Si usaste tiza, es necesario lavarla completamente tan pronto como sea posible. La tiza seca la piel y la hace menos flexible. Cuando la piel está seca, es más probable que se desgarre. Aplica una crema hidratante para el frente y dorso de la mano.
Además de ponerte crema en las manos después de lavarte y de entrenar, también es bueno usarla con frecuencia. Advertencia: no todas las cremas para la piel son iguales. Es mejor elegir las que se absorben rápidamente.
El uso regular de una lima o de piedra pómez reducirá el tamaño de los callos. A algunos les gusta usar la lima inmediatamente después de la ducha, cuando la piel es más suave. Asegurate de no excederte en la eliminación de callos; basta con dejar la superficie lisa y sin borde filosos. Limar demasiado hará que las manos estén constantemente irritadas, y de hecho impiden el entrenamiento.

Si ya tienes una mano lastimada

Retira el exceso de la piel con cuidado. Una tijera pequeña o un cortauñas esterilizado (para prevenir infecciones) debería funcionar bien. Lava con agua y jabón. Evita la aplicación de crema en un nuevo corte y protege la herida con un vendaje estéril. Debes buscar asistencia médica si es necesario. Cuando el médico lo autorice, aplica un ungüento antibiótico en la herida y tapala con una venda. A la hora de acostarte puedes colocar la mano en un calcetín o guante con los dedos cortados. Una vez que la piel nueva haya cubierto la herida, continua usando crema para las manos como se describió anteriormente. Si se seca, la piel se agrieta y continúa el desgarro en el mismo lugar.

No todos los deportes o ejercicios son igual de duros en las manos. Aprender a cuidar las manos con la técnica apropiada es lo primero que hay que hacer. También ayuda el mantener las manos limpias y bien hidratadas. Si el callo aparece, asegúrate de mantenerlo en un tamaño manejable. La técnica lo es todo
………………………………………………………….
Nota extraída del blog de Mike Stefano.
Traducción al español: Daniel Fresno

Share

Deja un comentario