Mi conjuntivitis

El tema de la uroterapia -el uso de la propia orina con fines terapéuticos- genera cierta aprensión en aquellos que no la practican y es comprensible que esto ocurra.
No es mi intención ahora convencer a nadie de las ventajas de este método, pero sí quiero contar mi experiencia más reciente.

Hace poco me agarré una bruta conjuntivitis en el ojo izquierdo, seguramente por tocármelo con las manos sucias. El asunto es que resolví el problema haciéndome baños de ojo con mi propia orina. Para eso usé un coso como el que aparece en la imagen, que se puede comprar en cualquier farmacia

Lo llenaba con orina y me hacía el lavado de ojo, tres veces al día. En tres días desapareció la conjuntivitis.
Muchas veces usé mi orina para resolver problemas cutáneos, picaduras de insectos, dermatitis, nudillos lastimados; pero en las conjuntivas, es la primera vez.

Moraleja: hay que lavarse periódicamente las manos con agua y jabón.

Advertencia: no todos pueden usar su propia orina con fines terapéuticos. Acá encontrarás algo de información sobre el tema.

Share
This entry was posted in Salud.

Deja un comentario