Tui Shou de competición ¿Si o no?

por Daniel Fresno

Hace poco me preguntaron qué opinaba del tui shou (manos que empujan) de competición.

Creo que el tui shou de competición es como la montaña; tiene un lado oscuro y un lado luminoso. Nunca fui muy bueno en las competencias. Supongo que por eso el tui shou de competición no despierta mi interés. Disfruto mucho la práctica del tui shou pero nunca lo practiqué para ganar un torneo. Ni siquiera sé cuáles son las reglas oficiales y los criterios de puntuación. Una vez hice un curso de arbitraje y ya me olvidé todo.

Es lógico que en el ámbito deportivo haya técnicas permitidas y otras prohibidas. Es lógico que, para ganar, el competidor se enfoque en entrenar las técnicas permitidas. Pero creo que eso empobrece la práctica y la vuelve aburrida. Mi maestro nunca me dijo: «esto no está permitido». Cuando aprendí a su lado la única regla era tratar de desestabilizarlo y tratar de que él no me desestabilice y hacer todo esto con buena técnica. El juego estaba abierto y había que jugar.

Me gusta cuando el tui shou funciona como una búsqueda en la que es posible disfrutar, aprender y conectarse con uno mismo y con el otro. Al cruzar brazos con el otro no busco ganarle sino escucharlo y resolver las situaciones que me presenta. Me gusta el tui shou como una oportunidad de desarrollar una cierta inteligencia corporal.

Creo además que el entrenamiento de competición, a partir de cierto nivel, interfiere con el progreso en la práctica espiritual. O dicho de otra manera, si querés alcanzar niveles profundos en la práctica espiritual, vas a tener que dejar de competir.

Ahora hablemos del lado luminoso de la montaña:

1- En estos años de práctica encontré mucha gente que se quejaba de que mi tui shou era demasiado fuerte o que usaba demasiado chin na o que no respetaba el principio tal o el principio cuál del taichi chuan. En cambio, jamás recibí quejas de practicantes de tui shou de competición. Ellos aceptan todo.

2- Como cualquier actividad orientada a la competición, cultiva métodos de entrenamiento físico que no son habituales en la mayoría de las escuelas de taichi chuan, pero que ayudan a desarrollar cuerpos más fuertes y flexibles. Eso es valioso.

3- Todos los practicantes de tui shou de competición que conozco cultivan el aspecto marcial del taichi chuan. En tiempos como estos, en los que tanta gente ve el taichi chuan como una gimnasia de relajación, eso es valioso.

3- La competencia es un laboratorio donde se pone a prueba la efectividad y se perfeccionan las técnicas permitidas. En un ambiente como el del taichi chuan, donde a veces hay mucha fantasía, el realismo de la competencia ayuda a descartar lo que no sirve o no se sabe usar. Eso también es valioso.

Gracias por leer.