Wu wei y el pájaro carpintero

-Hoy el clima no está muy agradable –dije a los alumnos de taichi chuan-. Llovió durante toda la mañana y paró poco antes de empezar la clase, pero parece que va a seguir el mal tiempo. Encima, el calor hace que los mosquitos prosperen. Sin embargo, todos ustedes vinieron a la clase y eso es meritorio. Sostener la práctica a pesar de un clima adverso es parte del cultivo espiritual. Mucha gente cree que la práctica espiritual consiste en encender sahumerios y recitar frases de auto-ayuda, pero no; el espíritu se templa enfrentando la adversidad.

-La Segunda Ley de la Termodinámica explica que en todos los sistemas hay una tendencia irreversible al aumento de la entropía. El tiempo corre en un solo sentido. Al terminar la clase de hoy, todos seremos un poco más viejos que al empezar, no más jóvenes. Si yo suelto un vaso en el aire no se quedará flotando; sin que yo haga nada caerá hacia abajo. De manera que si quiero evitar que el vaso se rompa, tendré que gastar energía para detener su caída y sostenerlo. Para levantarme de la cama a la mañana tengo que activar mi voluntad, tensar músculos y ajustar articulaciones para vencer la fuerza de gravedad. Durante el día, aunque no me dé cuenta, estaré luchando contra la fuerza de gravedad para mantener el equilibrio y no caerme. Mi maestro resume esto en una frase: “La vida es lucha”.

-Pero ¿eso no se contradice con el principio taoísta de wu wei? –preguntó José.

-Excelente observación –dije yo, cuando Rolph hizo un gesto señalando algo que ocurría a mis espaldas y que había captado la atención de todos. Sobre la pezuña de vaca que cubre el sitio de práctica se había posado un Pájaro Carpintero Real. Nos quedamos mirándolo un buen rato hasta que se fue volando. Volví a mirar a José y dije:

-El principio de wu wei, “no hacer”, suele ser malinterpretado. Wu wei no significa “no actuar”, significa no forzar los acontecimientos, sino fluir con ellos. Significa dejar de lado el ego y aceptar las cosas como vienen y aprovecharlas de la mejor manera. Significa no luchar contra la ola, sino subirme a ella y surfearla hasta que se agote. Recién yo estaba hablando con ustedes y apareció el pájaro carpintero que distrajo su atención. Si yo me hubiera puesto rígido y les hubiera exigido que dejen de mirar al pájaro para prestar atención a mis palabras, eso hubiera sido lo contrario de wu wei. Lo que el wu wei nos enseña es a seguir el curso de la Naturaleza.

-Además del concepto de wu wei, el taoísmo desarrolló técnicas para conservar la salud y lograr la longevidad. Seguir el curso natural de las cosas es la clave de la salud. Así como el sol se oculta por la noche y sale por la mañana, así como las flores se cierran de noche y se abren con la luz, el taoísmo enseña a descansar de noche y levantarse por la mañana para aprovechar la energía yang de la primera parte del día. No nos enseña a quedarnos en la cama, sino a levantarnos y realizar actividad física. Uno podría preguntarse ¿pero hacer actividad física no nos agota? ¿Si gastamos energía haciendo taichi chuan no vamos a estar más cansados después? Mi maestro dice que el cuerpo humano funciona de manera parecida a un automóvil. El auto obtiene energía del combustible, que se combina con el oxígeno y hace funcionar el motor. Nuestro combustible es la comida y el aire que respiramos. Pero también está la energía eléctrica que se genera cuando el auto está en movimiento. Si el auto está muchos días sin andar, la batería se descarga y se hace difícil encenderlo. El cuerpo humano también necesita de una actividad física regular para generar energía. Por eso la gente que practica taichi chuan regularmente se siente con más vitalidad y energía. Estos son los cuatro pilares de una vida saludable que descubrieron los taoístas: buena respiración, buena alimentación, buena actividad física y buen descanso.

-Para ilustrar la importancia de la actividad física cotidiana mi maestro tiene una frase: “Si hoy voy a comer, hoy voy a practicar”. Esto apunta a mantener el equilibrio entre la alimentación y el ejercicio. Cuando tenemos hábitos sedentarios y comemos de más se produce un desequilibrio que nos quita energía y deteriora nuestra salud. Por eso, estoy muy contento de que ustedes hayan elegido hoy salir de la comodidad de sus casas para venir a practicar taichi chuan.
——–
Autor: Daniel Fresno

Share

One thought on “Wu wei y el pájaro carpintero

Deja un comentario