Güemes y el sistema inmune

La enorme tarea de Güemes y sus gauchos cuidando el borde norte del país, lo convirtieron en símbolo de la defensa de las fronteras nacionales. Esa labor de defensa ante el agresor externo es similar a la que cumple el sistema inmunológico en el organismo

por Daniel Fresno

En pocos días se cumplirá un nuevo aniversario de la muerte del Gral Martín Miguel de Güemes. Por eso mañana es feriado, en honor a este héroe de la independencia argentina. La vida de Güemes estuvo marcada por la lucha contra los invasores. Siendo joven, vino al Río de la Plata y participó en la defensa de Buenos Aires durante las dos invasiones inglesas. Más tarde regresó a su tierra natal y ahí, sin grandes recursos, rechazó seis invasiones realistas que venían del norte. Falleció por una herida de bala a los 36 años durante un enfrentamiento con los españoles, siendo por esto el único general argentino muerto en combate durante la lucha por la Independencia.

La enorme tarea de Güemes y sus gauchos cuidando el borde norte del país, lo convirtieron en símbolo de la defensa de las fronteras nacionales. Esa labor de defensa ante el agresor externo es similar a la que cumple el sistema inmunológico (SI) en el organismo. Es una energía yang que patrulla el cuerpo evitando el ingreso de agentes patógenos y neutralizando a los que hayan burlado la vigilancia. Varias veces hablamos sobre la importancia del SI para preservar la salud, especialmente en tiempos de pandemia. Todo el tiempo estamos en contacto con virus y bacterias peligrosos, pero es el SI el que evita que ingresen al sistema y proliferen generando enfermedad.

Cuando el SI está débil, el virus ingresa y empieza a reproducirse. En estos casos suele ocurrir que el SI genera una respuesta exagerada que termina dañando tejidos sanos. En algunas personas con covid-19 el SI entra en un estado de confusión tal que empieza a destruir tejido pulmonar sano, generando una fibrosis que disminuye la capacidad pulmonar.

El intestino grueso es otro órgano importante del SI. Cuando sus paredes son demasiado permeables pasan al torrente sanguíneo alimentos sin digerir y agentes patógenos. Esto sobrecarga de trabajao al hígado y genera síntomas inflamatorios y alérgicos. Como las paredes de intestino grueso dejan pasar elementos que no deberían llegar a la sangre el SI se ve sometido a un estrés que puede convertirse en una enfermedad autoinmune, que es cuando el SI empieza a atacar los órganos y tejidos propios.

Para mantener el SI fuerte y sano lo mejor es tomar los 6 remedios milagrosos: sol, aire, agua, descanso, ejercicio y alimentación. Conviene poner especial atención en este último, la alimentación, para que no sea fuente de enfermedad, sino fuente de energía y salud. Sugerimos una dieta basada en los vegetales, frutas, semillas y granos integrales.

Lamentablemente, en buena parte de la sociedad predomina un concepto distorsionado que asocia el consumo de carne, azúcar refinada, harinas blancas, grasas saturadas y alimentos altamente procesados con una buena calidad de vida. Estos hábitos alimentarios aumentan la permeabilidad del intestino grueso y agotan a los órganos de la digestion, debilitando así el SI y dañando la salud.

Hoy vamos a recitar el mantra con la intención de expresar gratitud y respeto hacia el Gral. Martín Miguel de Güemes y hacia todas las personas que con amor y sabiduría vigilan y protegen nuestras fronteras.

Gracias por escuchar