Ansiedad y respiración

por Daniel Fresno

Durante el encuentro anterior, Osvaldo preguntó:

“En la clase dijiste que no hay una única manera de respirar y que la respiración es una herramienta para usar a nuestro servicio. Que hay una manera de respirar según cada necesidad y mencionaste una respiración para curar órganos ¿Podrías dar más detalles de eso?”

Sí, hay muchas maneras de usar la respiración, junto con la mente, para sanar o para ayudar a la sanación de órganos enfermos. Hay una respiración para activar las células madre, hay otra para atender quemaduras, otra para curar huesos, otra para limpiar los órganos de emociones tóxicas. Todas esas son técnicas avanzadas de chi kung conciencia.

Pero la base, el fundamento de esas técnicas avanzadas está acá en lo que hicimos hoy. En la capacidad de fusionar los tres tesoros, la energía de la respiración, la mente y el movimiento corporal.

A través de ejercicios simples de tao yin de dos tiempos aprendemos a sincronizar el movimiento con la respiración. Así vamos desarrollando una inteligencia corporal que nos permitirá obtener a través de la respiración los recursos energéticos necesarios para cada actividad que estamos realizando. ¿No es genial eso? Poder obtener la energía adecuada y necesaria para cada necesidad.

Durante la práctica de chan chuang, en cambio, en lugar de controlar la respiración, enfocamos la atención en su natural y espontáneo fluir. Aquì entrenamos la concentración, que se enfoca en el proceso respiratorio y en las sensaciones internas del cuerpo. ¿Para qué hacemos esto?

Buena parte de nuestros problemas tienen su origen en esta triste realidad:
-Durante las dos terceras partes del día estamos despiertos haciendo cosas.
-Somos concientes de apenas una ínfima parte de todo lo que hacemos. La inmensa mayoría de nuestras acciones las realizamos de manera automática e inconciente.
-Sin embargo, sufrimos las consecuencias de todas nuestras acciones, aunque hayan sido realizadas de manera inconciente. ¿Te das cuenta del problema que esto implica?

La práctica espiritual apunta a hacer concientes cada vez más áreas de nuestra vida. Ser concientes de la respìración, de cómo funciona y aprender a ponerla a nuestro servicio es un paso muy importante en ese sentido.

Además, la respiración conciente juega un papel muy importante en el abordaje de la ansiedad. En medio de la epidemia y el confinamiento obligatorio millones de personas en todo el mundo están sufriendo de ansiedad.

La ansiedad es un miedo impreciso a algo que no se puede identificar con precisión. La persona que la padece tiene la certeza de que muchas cosas terribles pueden ocurrir. Siente que está sola ante esas amenazas y que no cuenta con recursos adecuados para enfrentarlas. Se siente encerrada dentro de una prisión creada por su imaginación, que no para de generar escenarios aterradores.

Para salir de esa prisión de desgracias imaginarias, lo mejor es enfocar la atención en lo que está ocurriendo aquí y ahora con mi cuerpo y mi respiración. Como cuando hacemos en chan chuang, al concentrarnos en el flujo natural de la respiración y en las sensaciones internas del cuerpo lograremos aliviar la ansiedad.

Esta técnica anti-ansiedad es muy potente si se la cultiva regularmente. Por eso es tan valioso realizar todos los días prácticas meditativas como taichi chuan, chi kung, chan chuang o simplemente, meditación. Vas a lograr controlar tu ansiedad, fortalecer tu concentración y empezar a descubrir cómo funciona tu mente, primer paso en la tarea de ponerla a tu servicio.

Gracias por escuchar.