Comer la manzana

El tiempo es nuestro único recurso no renovable.

-Hace poco leí el testimonio de una enfermera que durante muchos años atendió a gente que estaba por morir -dije durante la clase de taichi chuan-. Ella contaba que la gran mayoría de los moribundos expresaba un gran arrepentimiento, pero no por haber cometido malas acciones, sino por no haber hecho cosas que querían hacer. Cuando uno sabe que se está muriendo toma conciencia de que no le queda más tiempo y ahí surge el arrepentimiento.

-Nos comportamos como si tuviéramos todo el tiempo del mundo por delante. Como si el tiempo fuera un recurso renovable. Pero no lo es. “Lo hago otro día”, solemos decirnos, sin darnos cuenta de que la vida es totalmente impredecible. En un segundo nuestra vida puede cambiar de manera abrupta y adiós planes, agendas y previsiones. Por eso es importante aprovechar nuestro tiempo de la mejor manera posible.

-En la clase también hay que aprovechar el tiempo. Estamos acá muy pocos minutos, por eso es importante aprovecharlos al máximo. Yo tengo que atender a los diferentes grupos y no puedo estar con todos todo el tiempo. Por eso, cuando estén solos, no se dispersen. Practiquen lo que les indiqué y al terminar, vuelvan a empezar. Si se cansan, paran un poco y vuelven a la práctica; no se pongan a hablar entre ustedes, a menos que sea para discutir cuestiones de la práctica. A mí me gusta que los alumnos se sientan en la escuela como en una familia y que entre todos haya lazos de fraternidad, y para eso la gente necesita hablar. Pero es mejor charlar antes de que empiece la clase o al terminar.

-Mientras estamos practicando lo mejor es enfocar nuestra atención en tres asuntos: lo que dice y hace el maestro, lo que yo estoy haciendo y lo que hacen mis compañeros. Escucho y miro al maestro, luego trato de hacer lo mismo siguiendo sus indicaciones, con mucha atención en lo que hace cada parte de mi cuerpo. Pero también estoy atento a cómo lo hacen mis compañeros, porque ellos son como un espejo que me permite ver lo que no veo en mí mismo.

-Ustedes pagan por las clases de taichi chuan, pero ¿qué es lo que obtienen por ese dinero? Están comprando disciplina, paciencia y concentración.  Imaginen que ustedes van a la verdulería y compran una manzana y se la llevan a su casa, pero no la comen, la dejan ahí sobre la mesa y con el paso de los días, la manzana se va arruinando. ¿Qué opinan de eso? Es un desperdicio ¿no? Es desperdiciar el dinero de ustedes y el trabajo de decenas de personas que hicieron posible que la manzana llegue a la verdulería. Si uno va a clase y no practica con disciplina, paciencia y concentración, está dejando que la manzana se pudra. Aprovechen y cómanse la manzana.
——–

Autor: Daniel Fresno

Share

Deja un comentario